sábado, 13 de agosto de 2011

Capítulo 12. Antyhing is possible.'


Aloooooooooooooooooooooooooha. ¿Cómo están? ¿Ganas de leer? Me dijeron que moririan si no subia ya. Pues eso, no quiero que mueran. ¿Saben? hahaha, bueno este capítulo de nuevo va dedicado a Becca García. ¿Por qué de nuevo a ella? Me ayudó a hacerlo. Y bueno siempre está allí. ¿va? Gracias chicas, son lo mejor.
[Lunes, 2 de Marzo].
Anoche casi no dormí y no fué porque no tuve sueño ni mucho menos. Sí no, porque por fín mi realidad es mejor que mis sueños. Estoy tirada en la cama boca arriba, aún queda media hora para las siete, la hora que normalmente me despierto. Recuerdo a buen gusto lo que pasó ayer, sí ahora si soy feliz. No sé lo que me pasó, en serio. Ahora ue me paro en seco y lo pienso no sé, no tengo ni la menor ideea, el sabado desde que desperté sentí una sensación de felicidad como la que siento ahora, a sentí y no supe porque. Nunca fuí capaz de entender eso. Ahora lo entiendo todo, es fácil. Se llama destino. Y si desde ahora en adelante creeré en el. Lo haré, es más ahora entiendo más cosas que antes. Veo la vida de otra manera, antes mi vida no era rosa, más bien un lila oscuro. Ahora es un fucsia. Si arriesgar es ganas, yo hoy me lo juego todo. ¿Y si pierdo? Sí pierdo sufriré, cosa que se multiplicará por cero. Quedan diez minutos para tener que 'despertarme'. Salgo de mi habitación y veo a Kitty correr por el pasillo arriba, en mi búsqueda.
- Hola chiquitina.- Digo meintras la acaricio y me pongo a su altura. - ¿Dormiste bien? - pregunto mientras paso mi mano por su cuello, ella ladra. - ¿Vienes conmigo al baño? - digo mientras me levanto y voy al baño, entra conmigo. Me encanta esta perrita, es tan dulce. Os digo la verdad, a veces pienso que estoy loca porque siempre que estoy triste me mira y pone caritas dulces, sí la perra. Creo que me entiende, siente lo mismo que yo o algo por el estilo. Me lavo los dientes y me aseo bien. Como nueva.

Voy a la cocina me sirvo un poco de café y me siento en la mesa.
- Buenos días hija.
- Buenos días mamá.- digo dandole un beso.
- ¿Cómo dormiste? - pregunta ella.
- ¿Por qué no me preguntas si dormí? - digo riendo. Me mira por un momento.
- Como tú quieras. Jessica, ¿Dormiste anoche? - dice mientras las dos reimos.
- Sí mamá, dormí bien.- Sí tú supieras.
- Te veo muy contenta esta mañana, ¿Hay algo que deba saber?- dice sentandose a mi lado con su taza de café.
- No. No creeo. - Hago ademán de pensar.- ¿Kitty pasó algo que yo no sepa? - digo riendo.
- Bueno, si tienes razón. Hoy estás muy normal, ahora le haces preguntas a la perra. - dice irónicamente.
- Má, voy a cambiarme. - Dejo la taza en la encimera.
Veinte minutos después.
- ¿Ash? ¿Estás ya?
- Si, ahora voy.
- Vale, date prisa papá bajó ya.-
Digo mientrás cierro la puerta de casa. Bajo al portal y me subo al coche.
.................................................................
- Hasta luego papá. - digo dandole un beso.
- Hasta luego Jess. - dice mientrás arranca y desaparece entre la multitud de coches.
- Bye Ashley - hago ademán de acercarme al grupo.
Me sonríe y se va.
- Hola chicooooooooooooooooooooooooooooooooooooos. - Digo feliz.
- Hey Jess. - Dice Drew sonriendo.
Caroline me mira, la ignoro. Y se acerca a mí.
- ¿Qué tengo que hacer para que me perdones? - me pregunta ella. La miro, sonrío.
- La frase es que tengo que hacer para que vuelvas conmigo. Y no voy a volver contigo. No soy lesbiana. - Subo escaleras arriba. Viene detrás mia.
- Vamos Jess, ¿o estuvo tan mal,no? - Se acerca a mi lado.
- No, si estar todo el rato riñiendo no estuvo tan mal, entonces no hablarte tampoco está mal.
Suena el timbre.
- Vamos Jess, solo fué una broma.
- Pues a mi no me hizo gracía.- Dije sacando mi libro de sociales.
- Hombre, gracía.. - ríe. - A mi tampoco - contesta seria.
- ¿Lo ves? Dejame.
En ese momento entra Oustins por la puerta.
- Willson, a su sitio.
-Ya voy señorita Oustins. - dice Caroline sentandose en su sitio.
- Recuerda, yo no tuve la culpa. - Dice susurrando detrás mia.
Levanto la mano.
- ¿Qué desea Smith?
- ¿Puedo cambiarme de asiento? Se que es tarde, pero no me viene bien aquí.- Digo mirando hacía atrás.
- Claro. Dese prisa.
- Gracías señorita. - Digo cojiendo mis cosas y me siento en primera fila.
____________________________________
- ¡Jessica!
- Te he dicho que no me hables más. Si de verdad hubieses sido una amiga, no me lo habrías echo sabiendo que no me caia bien. - Digo avanzando intentando acabar la conversación.
- Lo siento, pensé que no te molestaría. ¿Alguna posibilidad para que me perdones? - dice mientras camina a la misma velocidad que yo.
- Puede. Olvidate. - suspiro - tal vez sí, pero no ahora. Tengo prisa.
- ¿Vamos a comer juntas? - dice mientras se acerca más a mi.
- No puedo.
-¿Por qué?
- No.
- Vale, pues nada. ¿Qué haces esta tarde?
- He quedado con Chris. - digo riendo en mi interior.
- ¡¡IUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUJÚÚÚÚÚÚ!! - dice pegando un pequeño vote - lo sabía. Tengo que llamar a Ryan.
La miro ríendo. - No es para tanto.
- No, si es para tanto. Lo sabía. ¡¡FELICIDADES!! - dice mientras me abraza feliz.
- Gracías? Supongo, no sé. - Digo poniendo una mueca.
Estoy segura que si en este momento podría gritarselo al mundo, lo haría y bien que lo haría,¿Tienen un megafóno grande?. Un vuelvo da en mi interior. Punzalada. Otra. De nuevo. Punzaladas agradables. Otra. Y otra.
- ¿Sigues enfadada? - dice mirandome feliz.
- Ya no tanto.- se le ilumina a cara, los ojos vuelven a brillarle, esos hermosos ojos marrones que siempre me encantaron, vuelven a ser felices.
................................................................
<< CHRIS >>
·Suena el timbre, de nuevo. Y otra vez. Oigo pasos por la casa, Veronica está en casa. Siento como va a abrir. Os juro que a veces me gustaría matarlo, os juro que sí. Podría hacerlo, ¿Y si lo hiciese? Claro, es verdad. Luego me aburriria y no tendría con quien divertirme, dejemoslo vivir. Ya le queda menos.
- Buenos días Veronica.- Mierda Ryan.
- Buenos días señorito.
- Ryan, Veronica, Ryan. - ríe.
Noto como mi puerta se abre.
- ¿Que mierda quieres? - digo tapandome con el almuadón.
- ¿Dónde mierda tienes ese móvil?- dice sentandose en la silla del escritorio.
- Pensaba que lo tenias tú.
- ¿Yo? No tengo nada. ¿Lo perdiste?
- Sé ve que sí. No lo encuentro desde hace días. Ayer hablé por fijo, la primera vez este año que uso el fijo.
- No te emociones, estamos en febrero. - dice riendo. ¿Pero que mierda? Bah, es Ryan.
- No me has contestado a la pregunta. ¿Que mierda quieres? - digo quitandome el almuadón.
- Entre otras cosas,¿ te pasa algo? Siempre vengo a depertarte. ¿Cuánto hace que no usas el ordenador? - dice dandose la vuelta con la silla.
- Bah, un par de meses. ¿Por qué?
- Entré la semana pasada en el twitter, lo tienes reventado.
- Ya, ¿Y qué más?- digo sorprendido.
- Nada, solo avisaba. Por si te interesa. - Naturalmente no.
- Si, ya. -digo acercandome a la cocina. - ¿Quieres un café?
- No, lo tomé en casa. - dice sentandose en la mesita de la cocina, esa vieja mesita que lleva alí desde que Rchard se mudó aquí, ese color marrón, imitación de madera oscura.- ¿Dónde perdiste el móvil?
- ¡¡MUNDO!! He aquí un listo, un chaval listo. Si supiese donde lo he perdido, no lo habría perdido,¿No crees?
- Solo preguntaba. - dice sacando su móvil del bolsillo.
- Llama a Hook, Chise y a Lazonne. - digo dando un sorbo a mi café, amargo como siempre.- Que se vengan a jugar a la play un rato.
- ¿Ahora? - pregunta mirandome, sí la verdad es tonto, pero es un buen amigo. Siempre está allí y no es tan malo como parece. Asentí.
............................................................
<< Jessica >>
Había llegado a casa ya, había sido un día largo la verdad. Un día duro y cansado. Con Oustins, ah. Una, dos. Frases por mí cabeza.
__________________Flashback.___________
- Que bonito, tú no harías eso por mí.- Prove a ver su reacción.
- Cierto, más bien pondría otra frase. Pero lo del chico este quedó bien.
- ¿Quedó bien? - Pregunté confusa.
- Si, porque la primera eres tú. - dijo mientras me apretaba más.

______Fín del flashback_____________
Otra frase, y otra y otra. Miradas. Besos. Frases con odio. Días con miradas asqueadas. Días de malas rachas. Días pensando en él sin tener un motivo. Días soñando que solo eran fantasias. Días ¿Hay más dias? Es un amor tan imposible y a la vez tan posible. ¿Anything is possible,no? Siempre lo pensé. Todo es posible. Es posible que, que él corazón dominara momentos en los que la cabeza no participaba. Claro que es posible.
Suena el móvil, lo buscó en la cama. Me levantó y quito las piernas de la pared. ¿Dónde lo dejé? Siempre igual. Miro por la cama y nada. Espera, siempre se me cae al suelo por la noche, esa mania que tenemos que dejarlo debajo del cojín. Miro al suelo y ¡¡BINGO!! lo encontré.
- ¿Diga? - El corazón comienza a latir cada vez más rapido, sin una señal de poder pararse, ¿Alguien coloca un Stop en mi camino? Por favor.
- Jessica, ¿Al final sales con Chris? ¿A que hora vas? - Mierda, esperanzas, iros a la mierda.
- Sí, hablé con él. Salimos a las seis. ¿Que quieres? - digo poniendo la típica cara de deja de meterte en mis asuntos. La de -.- ¿Sabeis? Aunque es en plan broma, si cuela, cuela.
- ¿Me acompañas al centro? Quiero comprarme un jersey que ví el otro día. Por fa, por fa, por fa. Seré tu suprema explava.- Eso me provocó mucha gracía, ¿mi suprema exclava? Reí.
- Sí te das prisa sí. No tengo nada que hacer hasta entonces.
- Vale, en diez minutos estoy en tú casa. - dice después oigo los tres pitidos que suena al colgar.
- Esta niña es tonta y lo demuestra. - digo riendo.
Fuí hasta el salón a cojer el fijo para llamar a Chris. Lo llamé.
Después de tres pitidos entenos contestó.
- ¿Quién? - dijo desde la otra línea.
- Soy Jessica. ¿Está Chris? - pregunto avergonzada.
Ríe, prueba que demuestra que es el.- Soy yo,¿pasó algo?
Río - No pasó nada, simplemente te llamé para decirte que si puedes venir a por mí al centro comercial. Voy con Caroline.
¿Puedes?
- Sí, ¿A que hora? - pregunta él.
- A las seis. - Ahora me gustaría despedirme de él. ¿Qué le digo? ¿Te quiero? ¿Un beso? -¿Ven pronto, adiós? ¿Luego nos vemos? Y sin decir m...
- Adiós Jessy, ahora nos vemos. - Y cuelga. Bien, ha salido mejor de lo que me esperaba. Sí, no estuvo tan mal. ¿no? Tienen razón, fué terrible.
Voy a mi habitación y empiezo a hurgar entre mis cosas, ¿dónde estás las cosas cuando las necesitas? Ah, ya sé que ponerme. + Sí, no me puedo poner eso. No sé a donde iremos después. - ¿Qué tal si me pongo el pantal.. No ese tendría que ponerme las convers y están para lavar. ¿Y la camiseta rosa de tirantas? No, no tengo nada que vaya bien con esa.
¡¡¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAH!! ¡Me voy a volver loca! Tranquilidad... - suspiro.- De nuevo. Vamos a ver.. Ya sé, el pantalón gris oscuro ajustado, con la chaqueta negra y las botas, por debajo una básic y acabaron mis problemas.
____________________________________________
- ¿Qué tienda te falta? - pregunto caminando detrás de Caroline. -Yo en diez minutos me voy.
- Solo me queda una, casí no me compré nada. - dice riendo. ¿Casí no sé compró nada? Podría abrir una tienda con todo lo que lleva.
- ¿Qué? Podrías abrir una tienda con todas las bolsas que tienes. - digo ríendo.
- ¿Qué hora és? - dice mirando mi reloj.
- Las tengo que salir o sales tú también o me voy sola. - nos miramos y reímos.
- Vale salimos. ¿A dónde ireis? - pregunta mientras subimos las escaleras para salir.
- Te dije que no hablamos sobre ello, ¿A dónde vas tú? - pregunto mirándola feliz.
- Viene Drew a mi casa. - Salimos por la puerta del edificio.
- ¡Miralo! - dice señalando haci.. él ¡Ya llegó!
- Adiós Carol, luego te llamo y te cuento. - digo feliz mientras le doy un beso en el cachete y me voy.
- ¡¡Jessi!! - grita desde detras. Me giro.- Usa protección. - Y de repente cientos de personas que están por los alrededores me miran, me sonrrojo.
- ¡¡CALLA!! - digo riendo mientras me acerco a él.
Aquí estoy, caminado feliz. Lo tengo delante. El momento más esperado del día, y ese momento sucede ahora, esa sonrisa con la que me espera apollado en su moto, observandome feliz con esos preciosos ojos caramelo, esa piel morena, esos dientes tan blancos, esos músculos bien definidos. Es tan ¿perfecto? Tal vez no, pero me da igual. Para mi lo és.
- ¡Hola! - digo feliz mientras me acerco a él.
- Hey, ¿no me vas a saludar en condiciones? - dice riendo.
Río también.- Sí, pero hay gente. Mucha gente. - digo mirando alrededor.
- ¿Te da vergüenza que te vean conmigo? - pregunta poniendo una cara graciosa.
- No. Me da vergüenza besarte delante de todos.
- Si, ya. - dice cogiéndome de la cintura y pegandome a él.
- No, lo digo en serio. - Digo asegurando.
- Que si, que sí.- dice afirmando con la cabeza. Entonces se acerca a mí y rozo sus labios, por un momento no, no estoy en tierra. Estoy volando. ¿Me cortan las alas? Por favor.
Nos separamos a falta de oxigeno.
- Se sube a la moto. - y me hace un gesto.
- Vamos, sube. ¿Delante o detrás?
- No, tengo miedo. - digo negando.
- Vamos, no pasará nada. Sube.
No se lo hago repetir dos veces, realmente no es la primera vez que monto en moto.- Detrás.
- Vale. Cojete a mí. - me sonrojo, me sonrojo mucho. No se como cogerme, no quiero que piense, bah soy chica. Estas cosas se entienden.
Subimos a la moto, dio gas. Tenia bastante mierda a decir verdad, él notó eso y dando de nuevo gas susurró:' Tranquila pequeña.' Y sentí un alivio, aunque realmente ibamos igual. Después de todo tipo de carreteras y todo tipo de curvas, subidas bajas y de nuevo vuelta.Llegamos a una zona, una zona nueva. Es como un descampado, todo verde. Hay arboles, hay flores, hay.. hay de todo.
- Este sitio es preciso - dije obeservando el paisaje con una voz bastante ¿mágica? Salió sin querer.
- ¿No habías estado? - pregunta bajando de la moto.
- No, solemos viajar bastante, pero vamos a sitios que están bastante lejos. - Digo mientras él me extiende la mano y me ayuda a bajar de la moto. - Me encanta.
- Es precioso.
- Sí, tenemos que volver a venir. - digo riendo.
- Cuando quieras .- Dice colocándose detrás mia y agarrándome por la cintura. - Siempre y cuando, estemos como ahora.
- ¿Cómo ahora? - dige sorprendida.
- Felices. - dice sonriendome dulcemente, no lo veo porque estoy de espaldas a él, ya os dije que me tiene por la cintura. Pero lo tono.
- Ah, sí. Siempre o por lo menos, eso podemos intentarlo. - digo con un tono bajado.
- Bueno, no nos pongamos a pensar en las malas rachas ahora ¿no? - dice riendo. Risa contagiosa. Río también.
- Claro que no. ¿Vamos a dar un paseo por aquí? - digo mirandolo a sus preciosos ojos.
- Claro, ven. - Dice cogiéndome de la mano. - Siempre venia aquí de pequeño. Venia de campamento. - dice riendo.
- Yo también iba de campamento. Pero iba a Mitchigan.- digo divertida.
- No estuve allí. - dice caminando hacía abajo.
- Mira ven. ¿Te gusta? - pasamos por al lado de muchos arboles. Precioso.
- Me encanta, es tan .. ¿bonito?- dije riendo.
- Vamos a sentarnos aquí .- dijo él señalando un rincón lleno de flores.
- De acuerdo. - dije sonríendo.- ¿ Y ahora qué?
- Mmmmm, ¿Que quieres hacer?- preguntó estampándome contra él.
- Pues no sé .- suspiré - ¿que quieres hacer tú? - pregunté esta vez yo.
- Vamos a jugar. - dijo con una voz de chico pequeño. Cosa que me hizo gracia.
- ¿Quieres jugar conmigo? - dije riendo. Al parecer eso no le hizo mucha gracia, no me refería de jugar con mis sentimientos. - Al juego, claro. - empezó a reír fuertemente.
- Te lo tragaste. - dijo riendo.
- No me hizo gracia, pensé que te había molestado. - dige poniendo un pucherito.
- ¿Jugamos o no? Porque si no, tenemos más cosas que hacer...- eso tampoco me hizo mucha gracia.
- Prefiero jugar.- dige seria.- ¿A qué jugamos?
- Mira girate. - ¿Qué? Un momento, eso sonaba mal. No.
- No.-dige seria. - No sé que quieres hacer.
Río. - Vamos, no seas tonta. No te haría nada. - dijo riendo.- Yo te escribo cosas en la espalda y tú tienes que adivinarlo. Con el dedo.
- Eso es muy difícil, ¿no?
- Claro, y por cada cosa que digas mal. Me darás algo.
-¿Cómo? - dije abriendo mucho los ojos y riendo.
- Por ejemplo, te pongo algo con el dedo y no lo adivinas, entonces me das un beso.
- Ah, si.- dije más tranquila - ¿Qué? No. Perderé. - dije pegándole un pequeño golpe en el pecho.
- Ah, bestia. - dijo riendo.- La niña muerde...me gusta. - digo en plan tan ¿picaro?
- ¡Ollé!- reímos.- Vale empieza... despacito. - dije yo.
- Vale. - al segundo sentí su dedo índice sobre mi espalda, buscando una ruta, escribiendo algo, descifrando un pequeño secreto. Miles de corrientes eléctricas chocaron en mi interior. ¿Bombonas de oxigeno cerca? Miles de partículas diminutas explotaron y sentí que las mariposas me recorrían. Sentí como dibujaba una curva.
- ¿Ya está? - dije sorprendida.
- Sí- dijo afirmando.
- ¿Una J? - pregunté. Sabía que no era eso.
- No, un corazón. - dijo riendo. - Me debes algo. Dijo acercándose a mi rostro.
- No recuerdo.
- ¿Te hago recordar? - dijo rompiendo más la distancia.
- Sí quieres.- Reí. Se acercó y ¡Pum! Bomba va, es como un arco iris después de un año lloviendo. Es como un sol precioso después de una tormenta. Es como calor, mucho calor después de haber nevado. Es como estar seco después de haber estado empapado. Es co.. Me quedo sin aire. Me separé. Río.
- Es mi turno. - dije mientras me levantaba.
- ¿Quién dijo que fuese por turnos? - dijo riendo, tirando de mí mano.
Reímos.
________________________________________

No hay comentarios:

Publicar un comentario